viernes, 26 de julio de 2013

UNA FRASE EN UNA PARED.-


Abrís tus ojos y te invade una pequeña duda ¿me quedo un ratito mas en la cama haciendo fiaca, o me levanto y arranco aunque sea mas temprano que de costumbre? Decidís levantarte, en el minuto uno que lo haces y te dirigís al baño pensas ¿Por qué no me quede un rato mas? El frío se cala en tus huesos y no hay nada (hasta el momento) que logre entibiarte. En ese instante solo pensas en los mates que en breves minutos mas, vas a tomar y eso te reconforta, si. Te reconforta. Al minuto tres buscas la luz, sin saber donde pones las manos y los pies. Al final las pisadas a las cuales casi ni importancia le damos, son pisadas que quedan, pero el tiempo que tardan es el tiempo que tardas en no mirarlas. Metas, horizonte. Todo es instintivo indudablemente. Agarras el auto pensando que la calefacción del mismo te hará sentir mejor pero es tal el frío que tenes que resistir unos minutos mas con frío y cuando estas por cruzar el puente de Provincia a Capital y quedas detenida en un semáforo se te da por girar la cabeza a la izquierda y allá a lo lejos llegas a leer una frase pintada en una pared que dice “Dale al mundo lo mejor que tenes y te patearán en los dientes. Dale al mundo lo mejor que tenes de TODAS MANERAS”. Sumergida en esa frase todo el camino hasta acá. Es cierto, hay personas que están dispuestas a dar lo mejor de si, sin importarle ni buscar el reconocimiento ni el agradecimiento del resto, personas que no se fijan en lo que sucede en el camino, jamás lo abandonan. No importa si tienen que sufrir o renunciar a determinadas cosas, viven por y para los demás. Y por otro lado existen otras personas que tienen una vocación digamos innata para patear los dientes y hacer sentir a los demás que todo fue en vano. Claro, también hay personas que dan lo mejor de si pero solo y tan solo si pueden sacar algún beneficio personal. Son aquellos digamos que intentan por decirlo de alguna manera convencerte que te están ayudando pero en realidad se están ayudando a ellos mismos. Gente con sonrisas amables y palabras lindas que esconden muchas veces un ser que no dudara en pisarte la cabeza y hacerte a un lado cuando la situación lo amerite. Pero también y por suerte están las personas que dan lo mejor de si mismas sin esperar nada a cambio y que sin ser necesario que las llames ellas acuden a tu encuentro. No es fácil satisfacer las expectativas de todo el mundo ¿no? pero antes de criticar a alguien deberíamos caminar algunos años en sus zapatos. En un época de mi vida solía enfrentarme con todo el mundo, si. Lo reconozco. Discutía absurdamente, peleaba, me defendía aun cuando nadie me estaba atacando, pero de pronto la vida te va demostrando que no todo es blanco o negro y que hay una gran y hermosa paleta de grises. Al final gente hermosa dos cosas: La primera es que a la larga las cosas se muestran tal cual son, las mascaras se caen y la verdad siempre tarde o temprano sale a la luz y la segunda que hoy es viernes , así que disfrutemos , abajo las pálidas y arriba la buena onda.-

Abrazo
Gab

No hay comentarios:

Publicar un comentario